Amenazas y oportunidades del ciberespacio

Amenazas y oportunidades del ciberespacio

Joaquina Pires-O’Brien

Revisión del libro La nueva Edad Digital por Eric Schmidt y Jared Cohen. London: John Murray, 2013, 315pp. £25

El objetivo de La Nueva Edad Digital de Eric Schmidt y Jared Cohen es proporcionar una perspectiva equilibrada sobre las amenazas y las oportunidades del sector de telecomunicaciones teniendo en cuenta cómo se desarrolla y la posibilidad de que afecte a nuestras vidas. Schmidt es el Presidente Ejecutivo de Google y Cohen es el Director de Ideas de Google. En el otoño de 2009, en Bagdad, fue cuando se concibió este libro. Schmidt, entonces el CEO de Google, había ido a discutir con los iraquíes cómo se podía utilizar la tecnología para ayudar en la reconstrucción de su país, y Cohen, entonces funcionario del Departamento de Estado de lis Estados Unidos, fue asignado para acompañarlo.

Fue beneficioso que Schmidt y Cohen llevaran a cabo su proyecto porque La Nueva Edad Digital es un útil compendio del desarrollo de la tecnología de comunicación explicado a través de sus aplicaciones en la sociedad. La lista de los temas es extensa: la información biométrica, computación con cloud, ciber-ataques, capacidad -ciber, impresión 3-D, negación del servicio distribuido (DDoS), drones, activismo de libre-información, tecnología de haptic, imágenes hológrafas, contestación a la voz interactiva, los robots como la aspiradora iRoomba Roomba, píldoras inteligentes, internet, Academia Khan, teléfonos celulares, identidad online, presencia online, redes sociales, Skype, suministro-cadena de datos, voz-encima del protocolo de Internet (VoIP), wikis, Wikipedia, Wikileaks, etc. Los autores describen los usos de la tecnología para ambos, gente buena y gente mala, son en general optimistas. Uno de los puntos que destacan es que la globalización no será solamente de productos sino también de ideas, ‘para las mejores ideas y soluciones habrá una oportunidad de llegar a la cima y ser vistas, consideradas, exploradas, fundadas, adoptadas y celebradas.’

En mayo de 2013 justo cuando, La Nueva Edad Digital llegó a las librerías del Reino Unido, Google estaba recibiendo mala prensa en el Reino Unido por su agresiva evasión de impuestos, y en junio Google, junto con otros operadores informáticos, fue acusado de colaborar con el sistema de monitoreo electrónico llevado a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. A pesar de las sugerencias que indican lo contrario, el momento de la presentación del libro de Schmidt y Cohen (concebido en 2009) coincidiendo con los días de mala prensa contra Google fue una mera coincidencia. El lanzamiento del libro, que implica como de costumbre apariciones en televisión, radio, conferencias y entrevistas con la prensa, concedió indudablemente a Schmitdt la oportunidad de mencionar la publicidad adversa dirigida a Google pero este no es el enfoque del libro en sí mismo.

La influencia de Google en este libro probablemente está en la elección de los temas omitidos, principalmente la pornografía. En cuanto a los temas que se tratan, los autores hicieron un trabajo excelente en presentarlos en el contexto de cómo la tecnología afecta cada aspecto de la vida de las personas así como a la sociedad misma. La idea principal de La Nueva Edad Digital es que los peligros del futuro son proporcionales a las posibilidades de intercambio de información de nuevas tecnologías, y afectarán a personas, negocios, organizaciones y al propio estado. De esta idea viene otra que es la necesidad de personas y organizaciones de permanecer alerta a los ataques eventuales a las identidades y la información.

El primer capítulo trata del futuro de los individuos y sus identidades sin importar done se encuentren en el planeta, mientras que el segundo capítulo trata del futuro de identidades, ciudadanía y reportajes. Un interesante ajuste de terminología es la palabra wikis, que quiere decir tiempo real de edición colectiva. Así aprendemos que hay diferentes tipos de wikis: sobre los hábitos de consumo de las personas, sobre lo que hace la gente, y así sucesivamente. Del wikis Wikipedia, una plataforma de información para las masas que mantiene un espacio para la sabiduría colectiva (cubierta en el capítulo 6), y Wikileaks, una organización activista que promueve libre-información que cubre varias páginas del capítulo 2 y otros capítulos. Schmidt y Cohen intentan proporcionar una apreciación equilibrada de Wikileaks declarando sus buenas intenciones así como las posibles trampas.

Schmidt y Cohen son generalmente optimistas con respecto a la potencia de la tecnología de comunicaciones. Comienzan resumiendo las cosas positivas que proceden del sector de telecomunicación como mejorar la salud, educación, negocios y la calidad de vida en general. Señalan cómo los nuevos sistemas integrados harán las cosas más eficaces tanto en el trabajo como en nuestras vidas personales, liberando nuestro tiempo para otras cosas. Cómo el reconocimiento de la voz permitirá muy pronto las transcripciones instantáneas de emails, notas, discursos y papeles escolares, y cómo el reconocimiento de gesticulaciones está a punto de moverse del sector de juegos a áreas más funcionales. Quizás una de las mejores perspectivas de la sociedad digital es su potencia de equiparar la distribución de oportunidades no sólo a personas más competentes sino también a mejores ideas. Pero la conectividad también tiene un lado negativo. El mal uso del banco creciente de datos sobre los hábitos de individuos es una amenaza para la identidad de las personas y para su reputación. Pueden usar datos para facilitar represión por parte de gobiernos así como para promover inquietudes sociales por parte de caudillos buscadores de poder. Incluso las grandes organizaciones que guardan datos son vulnerables a los ciber-ataques. Y la tecnología está en el centro de las estrategias para proteger los datos y perseguir a los intrusos.

El futuro de los estados, en el sentido de cómo ellos se comportarán con respecto a la continuación del Internet libre es el tema del tercer capítulo, mientras el cuarto capítulo proporciona una visión del futuro de revoluciones políticas. La expresión balcanización del internet, una referencia a la fragmentación de la antigua Yugoslavia que se extendió a través de toda la península de las Montañas Balcánicas del Sudeste de Europa, se usa para designar su posible fragmentación en el interés nacional. A pesar del apoyo actual de la continuación del internet libre, el mundo está dividido en el tema y varios países ya filtran el internet para ajustarlo a sus leyes. Otro tema que se trata en este capítulo es el multilateralismo virtual, donde las futuras alianzas futuras serán independientes de la geografía, y las alianzas multilaterales serán formadas por países y corporaciones. Este tipo de multilateralismo controlará toda la ayuda extranjera y apoyará su desarrollo. La mayor conectividad que tenemos ahora facilitará el lanzamiento de revoluciones políticas y continuará haciéndolo. Sin embargo, terminar la revolución y reconstruir el país es otra cosa. El ejemplo clásico mencionado es la Primavera árabe, donde la tecnología congregó masas e inició revoluciones en varios países pero sin conducir a soluciones. Por eso, los autores mencionan, que las acciones son necesarias en el mundo real.

El tema del quinto capítulo es el terrorismo, el contra-terrorismo y la carrera tecnológica entre ellos. Aunque la tecnología ha promovido el terrorismo tanto en el mundo real como en el virtual, la tecnología también ha ayudado a luchar contra el terrorismo en ambos frentes, como ya ha hecho a través del bloqueo de teléfonos celulares específicos para evitar que sean DEI (dispositivos de explosión improvisados) Otro ejemplo del uso de la tecnología en el mundo virtual es el uso de metadata para rastrear a los terroristas, ciber-terroristas y delincuentes. Marketing está en el centro de la carrera tecnológica entre la gente buena y la mala. Las organizaciones terroristas han aprendido a usar técnicas de marketing para cultivar una buena imagen con el objetivo de reclutar nuevos miembros. Esto es exactamente lo que hizo Anwar al-Awlaki, un clérigo extremista americano de nacimiento que se afilió al Yemen Al Qaeda, cuyos videos en YouTube sirvieron como inspiración a una generación de futuros terroristas. Pero al-Awlaki fue derrotado finalmente a través de la tecnología: fue aniquilado por un ataque de drone en 2011.

En los últimos dos capítulos que tratan del futuro de conflictos mundiales y de la reconstrucción después del conflicto, los autores muestran que las guerras de marketing ya son un fenómeno recurrente. Indican la reiteración de conflictos, como el ataque al recinto cerrado de BP en Túnez por fundamentalistas islámicos, reaccionando contra el video la Inocencia de Musulmanes diseminados en 2012. La solución sugerida para evitar las guerras de marketing y los conflictos que resultan de ellas, es crear un sistema de comprobación de datos capaz de separar los hechos de la estrategia de mercado. Finalmente, el séptimo capítulo muestra cómo la tecnología de telecomunicación puede ayudar en el trabajo de reconstrucción de los países destruidos por conflictos o por desastres de la naturaleza.

Mostrando que la tecnología sirve indiscriminadamente a las fuerzas del bien y del mal y omitiendo la pornografía y los temas contenciosos asociados que parecen preocupar a las personas en general los autores dejan un mensaje implícito que la responsabilidad sobre el mundo virtual recae sobre todos nosotros como individuos. La fortaleza más grande de este libro es su descripción del terrorismo, el ciber-terrorismo y la amenaza que supone a las sociedades y a los negocios. Pero las sociedades y las organizaciones no son los únicos que necesitan una estrategia de defensa contra las amenazas directas e indirectas del ciberespacio. Como individuos, todos nosotros necesitamos defender lo que tenemos o a lo que aspiramos. Schmidt y Cohen en La Nueva Edad Digital ofrecen una apreciación comprensible de las muchas tecnologías que operan en el ciberespacio así como una vista equilibrada de sus muchos actores, y por esas razones es un libro útil para cualquiera que valore su libertad y su reputación y tenga deseos de salvaguardarlos.
_______________________________________
Joaquina Pires-O’Brien es editora de PortVitoria.

Traducción de inglés a español: Érica A M Gwyther
Revisión: Mónica Racero